Este es un curso híbrido, teórico-práctico, que busca acercar a los profesionales en psicología al conocimiento de los fundamentos de la psicología positiva para que valoren la posibilidad de utilizar esos principios como un eje transversal en los procesos psicoterapéuticos. Para esto se recurrirá al autoconocimiento, la reflexión y la puesta en práctica de los conceptos básicos para que los profesionales puedan aprender por sus propias vivencias.