Este curso tiene una línea teórico-práctica que permite a las y los profesionales en psicología comprender la importancia de crear estrategias de intervención hechas a la medida para cada comunidad educativa. Por ello, es importante seguir un proceso que permita la comprensión del fenómeno de la violencia, sus aristas y sus posibles soluciones.